miércoles, 11 de enero de 2017

Cuaderno en blanco

Cuando pasas la última página del calendario quedas de nuevo frente a otro mes de enero es como si hubieras acabado un cuaderno y volvieras a tener un nuevo en blanco para empezar a escribir. Solo te planteas empezar la historia una vez más con la premisa de escribir con buena letra, sin tachones, sin faltas de ortografía, de forma ordenada... Pero al final eso nunca pasa. Te equivocas y tachas, desearías arrancar páginas para volver a empezar, tus amigos acaban escribiéndote en los márgenes (como tamibén los no tan amigos), para acabar con otro cuaderno digno de tu agenda de instiuto.
Así que, para este año que acaba de empezar solo deseo que el tiempo deje de ser eso que pasa mientras voy haciendo planes que acaban en un cajón y se vayan convirtiendo en las piadas que escribir en el cuaderno, con todas las dedicatorias posibles de esa "mala gente" con la que tan agusto complartimos cuerda y momentos geniales.
Un abrazo a todos y que tengáis grandes historias para escribir.

miércoles, 24 de junio de 2015

Bailando con la roca

No existe nada más que la pared y yo, con la banda sonora que marca mi corazón retumbando dentro me mi cabeza con fuerza y mi respiración, con la que lucho para intentar mantenerla en calma mientras que desnudo con la mirada la roca y mis manos se deslizan suavemente acariciando cada relieve, cada agujero, cada irregularidad que hace le dan su belleza particular. Ela es marca el ritmo y los pasos en un baile vertical donde únicamente tu eres su acompañante y tratas de seguirla sin perder el ritmo ni el paso, de mantener la calma, mirarla a los ojos y seguirla hasta que ella decida que el baile ha acabado. Se acercan los últimos compases, pero de repente pierdes el compás y se enfada, te empuja y dejas de sentir su tacto y todo se convierte en vacío en vacío como si de un sueño transformado en pesadilla se tratara y que la brusca parada de la cuerda al tensarse te lleva de nuevo a despertar.

lunes, 26 de enero de 2015

La vida sigue

¿Por qué debería de hacer balance de lo bueno y lo malo de los últimos 365 días? Si nada ha llegado a su fin: el planeta sigue girando alrededor del Sol, una estación sucede a la otra al igual que el día a la noche, y yo sigo abriendo huella en la ruta que es mi vida. Después de 29 noches viejas con sus respectivas listas de deseos que en los primeros años iban para SS. MM los Reyes de Oriente, después para los algo más terrenales papá y mamá (y abuelos, tíos y demás familia que se pusiera a tiro) y finalmente para mí mismo, lo único que vale es seguir avanzando, buscando la mejor ruta que, aunque no siempre sea la misma y cambie con las circunstancias, nos lleve a ser felices.



Si por mucho que crea que cuando tenga mi lista de deseos completa, o cuando mis propósitos de año nuevo los tenga cumplidos, eso simplemente será como pisar la cumbre de la montaña, ya no importa haberla pisado, únicamente ves todas las que te quedan por subir


Y al final, lo único que queda es disfrutar del camino que recorres, de cada paso, de cada senda, del paisaje y de la compañía que te envuelve mientras sigues avanzando, para que cuando veas que finalmente se pone el Sol en tu última cumbre, puedas descansar con una sonrisa de oreja a oreja por estar satisfecho del camino que has recorrido.


Feliz semana a todos!

lunes, 15 de septiembre de 2014

Nueva temporada

L
as largas tardes de verano se ahogan cada día un poco más, y lo que eran antes tardes de sol y roca dan paso a una nueva etapa que queda definida por la vuelta a la rutina del trabajo, obligaciones y todas esas cosas que la sociedad nos obliga y por las que muchas veces nos dejamos arrastrar.

Así que, viene el tiempo de consolar de nuevo el yo aventurero y curioso con resina y carreras cuando todas las demás obligaciones, esas que dejamos que el mundo que nos rodea nos cargue, nos lo permitan.



miércoles, 26 de junio de 2013

Días largos


Poder cambiar el asfalto por las pistas y las sendas exprimiendo todas las horas de sol que nos deja el verano es genial, y más ahora que el termómetro todavía no machaca hace que se pueda disfrutar al máximo de cada ruta.

lunes, 20 de mayo de 2013

He vuelto


No recordaba ya la última vez que salí a escalar, pero perfectamente puede que haga 6 meses (o más) que no tocaba la roca entre unas cosas y otras, pero este fin de semana, aprovechando la poca tregua que el tiempo se ha acabado la sequía con tres vías de lo más facilito que me ha dejado bastante mal sabor de boca, porque no pensaba que realmente me iba a sentir tan atascado para trepar como he ido.
Pero eso no implica que las ganas desaparezcan, porque volver a ponerse a tono ya de por si es un reto muy apetecible.

lunes, 8 de abril de 2013

Be water, my friend


Nadar es algo que no se olvida, y más cuando has pasado tantas y tantas tardes dando vueltas en una pecera años atrás. Al principio la sensación es de nadar como un maldito ladrillo: Las piernas te pesan, el cuerpo se te hunde no encuentras apoyo en las brazadas y tienes esa sensación de estar siempre en el mismo sitio. Van pasando los metros largo tras largo y para tu sorpresa es como si cada músculo de tu cuerpo volviera a recordar lo que había que ir haciendo y esa sensación de ir arrastrándote como puedes  cambia. Notas que, poco a poco vas recordando los movimientos para encontrar el apoyo en cada brazada como si de una presa se tratara, a deslizarte en cada viraje y alargar cada deslizamiento y la mente se empieza a quedar en blanco al mismo tiempo que dejas de ser un cuerpo tratando de avanzar en el agua a ser parte de ella y fluir a su mismo ritmo de punta a punta de la piscina.